Entrenadores: artesanos del fútbol

Ser entrenador de fútbol no se improvisa. Se necesitan muchas horas de trabajo. También grandes dosis de psicología, fino sentido analítico, amor al estudio y a la estadística, y cierta sangre fría. Un entrenador es un hombre expuesto a los éxitos y a los fracasos