El futbolista catedrático

6 Abr 2021 | Blog

En los terrenos de juego, a Luis Aragonés le llamaron “sabio de Hortaleza”, a José Eulogio Gárate, “ingeniero del área”. Incluso, el estadio bilbaíno de San Mamés es conocido como la “catedral”. Al recientemente fallecido José Manuel González (1943-2020), nunca le llamaron catedrático. Y, sin embargo, lo era de verdad. Catedrático de Universidad.

El defensa González vistió los colores del Granada, su ciudad natal, y del Real Zaragoza, equipo éste en el que lograría sus mayores éxitos deportivos. Aquél Zaragoza, primero, de los legendarios Marcelino, Lapetra, Canario…, y más tarde, conocido como el Zaragoza de los zaraguayos, por la cantidad de futbolistas procedentes de Paraguay que militaron en sus filas (Ocampos, Arrúa, Diarte, Soto o Insfrán), escribió una de sus brillantes páginas en el futbol español durante la década de los setenta, llegando a ser subcampeón de Liga y de Copa en las temporadas 1974-1975 y 1975-1976, respectivamente.

González jugó doscientos ochenta y ocho partidos en Primera división. Y además de eso, era catedrático de Geología. En una entrevista publicada en la revista As Color del 1 de enero de 1974 decía: “Soy profesor de Geología en la Facultad de Ciencias de Zaragoza. Y mi esposa también. Cuando se termine el fútbol esa es nuestra misión. Y educar a nuestros hijos. En una universidad o en un instituto será el final de mi carrera”.

La conciliación entre deporte y estudios no es nueva. Siempre ha habido referentes sólidos y geológicos de esa formación dual, hoy tantas veces relevante y necesaria para los deportistas. El futbolista y catedrático González fue y seguirá siendo un ejemplo de ello.

Fuente: Revista As Color. Número 137. 1 de enero de 1974.